Se encuentra usted aquí

Lácteos

Desde los medios de comunicación se nos presenta a las vacas agradecidas de ser explotadas por su leche, producto sin el cual, según los mismos, nuestra dieta sería incompleta. Pero las vacas, al igual que los demás animales, son individuos con intereses propios que merecen respeto, y por ello su explotación es simplemente inaceptable. Los lácteos, por otro lado, son productos de los que podemos prescindir perfectamente sin que nuestra salud se resienta de ninguna forma.

 

¿Qué tiene de malo beber leche?

Detrás de cada vaso de leche hay una terrible realidad: animales criados con el único fin de ser explotados toda su vida hasta ser enviados al matadero.

Cada vaca tiene una personalidad diferente, es un animal que sufre y disfruta de su vida. Para la obtención de leche u otros productos lácteos, las vacas lecheras son seleccionadas genéticamente y criadas a pesar de la injusticia que supone traer a alguien la mundo con el único objetivo de ser explotado.

En ocasiones no es el granjero que más tarde las explotará quien las cría, sino que son criadas por otros granjeros y más adelante compradas y vendidas en diferentes mercados, subastas o ferias de ganado, donde son intercambiadas por dinero (reforzando así que los demás animales no son más que propiedades de los humanos). Además, en estas ocasiones las vacas son separadas de sus familias, lo que las causa mucho sufrimiento, ya que son animales muy curiosos y sociables capaces de establecer relaciones muy complejas entre ellas.

A partir del momento en que nace o es adquirida por algún granjero, la vida de una vaca se convierte en privación y sufrimiento.

Con el objetivo de que den leche, estos animales son inseminados artificialmente, ya que una vaca solo da leche -al igual que los demás mamíferos- después de haber dado a luz a su cría. 

Al poco tiempo de nacer, las crías son separadas de sus madres y estas últimas ordeñadas varias veces al día. 

Pasado un tiempo después de haber dado a luz, las vacas dejan de dar leche. Entonces comienza un nuevo ciclo de inseminación artificial, separación del ternero y ordeño. Tras cuatro años de explotación su vida terminará generalmente en un matadero.

 

¿Y mi ternero?

Como mamíferos al igual que nosotros, las vacas tienen un instinto maternal muy fuerte, y por ello sufren enormemente al ser separadas de sus crías.

Los terneros no resultan beneficiosos a la industria láctea, y por ello son vendidos para ser asesinados por su carne. Ante esta separación en múltiples granjas se escucha a las vacas lamentarse durante días

El sufrimiento que esta separación ocasiona a la cría es difícilmente imaginable. Se han dado casos de vacas que han llevado acabo actos asombrosos para juntarse con sus terneros; una de ellas anduvo durante 7 millas para poder reunirse con su hijo después de que éste fuera vendido en una subasta.

A pesar de que las vacas estén en prados u otros espacios al aire libre, siempre sufren el trauma de la separación de sus hijos, los cuales son enviados al matadero o a un criadero de terneras.

 

El final de toda vaca "lechera"

 

La muerte de las vacas destinadas a la producción de leche no se produce de manera natural. Al igual que los terneros, las vacas son matadas cuando sus niveles de producción descienden (de nuevo esto ocurre tanto en la ganadería intensiva como en la tradicional). A un granjero o una empresa no le interesa tener una vaca que no produce lo suficiente, ya que el motivo por el que fue criada era su capacidad para dar leche.

El deseo de vivir, de disfrutar de su vida y no padecer dolor nunca es tenido en cuenta para un animal explotado, pues interferiría con los intereses de quien lo explota. Por ello no podemos hablar seriamente de que los animales sean respetados en nuestra sociedad mientras sean criados para que los humanos podamos beneficiarnos de ellos.

 


• ¿Quieres saber más sobre las vacas y cómo son explotadas por la industria láctea? Visita: GranjasDeEsclavos.com

• Pincha aquí para ver más imágenes de nuestra investigación en granjas lecheras.


 

Otros animales explotados por su leche

Las vacas no son los únicos animales explotados por su leche. Las ovejas, las cabras, las yeguas.. son también utilizadas por el mismo motivo. En todos los casos se repite la misma injusticia: animales criados, privados de libertad y finalmente asesinados con el objetivo de obtener algún producto para nuestro consumo.

 


 

Alternativas a la leche de animales

A pesar de lo que digan las campañas publicitarias de la industria láctea o de lo que estamos acostumbradas/os a escuchar, no es necesario tomar leche de otros animales para disfrutar de buena salud y obtener el aporte diario necesario de calcio. Podemos sustituir la leche, en el caso de que queramos, por otras leches de origen vegetal.

• El calcio

Cierto es que necesitamos calcio para mantener nuestros huesos fuertes y prevenir la aparición de enfermedades como la osteoporosis, pero la leche de vaca o los productos lácteos no son ni la única ni la mejor fuente de calcio.

Podemos obtener calcio de otros alimentos tales como las verduras de hoja verde, los frutos secos, el brécol, espinacas, leche de soja enriquecida, tofu, margarinas vegetales, zumo de naranja enriquecido con calcio, higos secos, sésamo, tahini, melaza, etc.

¿Quieres saber cómo sustituir la leche de vaca? Pincha aquí.

En desarrollo. Disculpe las molestias.