Se encuentra usted aquí

Entretenimiento

¿Divertido?

Circos, zoos, acuarios, corridas de toros, encierros, festejos populares, peleas de animales, cacerías, pesca deportiva, carreras de caballos y galgos.. todas estas prácticas utilizan a los animales en contra de su voluntad. Se asiste a ellas, porque se consideran divertidas, entretenidas, artísticas o culturales, pero nada de esto justifica el obligar a otros a estar encerrados, a sufrir y a morir, para nuestro beneficio. En el pasado en los circos romanos se mataban elefantes, humanos, tigres y otros animales para darles muerte y entretener a los asistentes. Hace poco en Inglaterra enfrentaban a osos contra perros hasta que alguno de los dos muriese, en un pueblo en el Estado español hasta hace muy poco tiraban a una cabra desde lo alto de un campanario.. todas estas formas de entretenimiento han sido rechazadas finalmente por la mayoría de la sociedad, pero todavía quedan muchas por cuestionar y eliminar, muchas de ellas nos llaman la atención o provocan indignación, otras nos parecen "normales", pero al igual que con los circos romanos probablemente algún día sean vistas como formas de entretenimiento inaceptables.

Los circos con animales: diversión a costa de los animales

Los circos llaman la atención por ser atractivos, divertidos y originales, son visitados por muchas niños atraídos muchas veces por los animales que pueden ver en ellos . Por desgracia existe otra realidad detrás de aquellos circos que utilizan animales, una realidad llena de sufrimiento, privación y muerte. Leones, tigres, elefantes, focas... animales cuyas vidas en libertad están llenas de experiencias diferentes, están condenados de por vida a repetir números que divierten a los asistentes pero que a ellos les causan stress, angustia y dolor físico. A esto se une la vida de privaciones y coacción a base de entrenamientos, viajes y soledad a la que se les obliga. ¡Acude a circos que no utilicen animales en su espectáculo!, estos sí son divertidos, pero para todos.

Los zoos: cadena perpetua para los animales

Los zoos son prisiones en las que viven encarcelados cientos de animales con el objetivo de hacer disfrutar a quienes les visitan. Desde leones, hasta serpientes y toda clase de animales "exóticos", pasan las horas en jaulas, celdas u otros espacios cerrados, mientras son "admirados" y fotografiados por nosotros. Poco se aprende en un zoo del comportamiento de los animales, quizás a privarles de su libertad, y a utilizarles cuando dispongamos. Pero aunque así fuera, ningún conocimiento justifica privar a otros de su libertad.

La tauromaquia: el sufrimiento de los toros como espectáculo

Los espectáculos denominados "corridas de toros" son probablemente una de las áreas de explotación animal más debatidas y cuestionadas en el estado español. Muchas organizaciones luchan por la total abolición de este festejo y según las estadísticas no muestran ningún interés el 70% de la población Intergallup (Junio 2002). En una corrida de toros mueren aproximadamente seis toros. Su muerte es extremadamente dolorosa, sus cuerpos son destrozados por picas, banderillas que terminan en afilados arpones metálicos de 5 centímetros, espadas y puntillas, para finalmente ser arrastrados y descuartizados para consumo después de una "tarde de fiesta". Alegar que el sufrimiento y la muerte de otros es cultural, artístico o tradicional para defenderlo es simplemente inaceptable. Tampoco debemos olvidar que las corridas de toros no son menos justificables que cualquier otro ámbito de explotación, ya que todas parten de la base de que los animales están para servirnos y que por ese motivo les podemos causar sufrimiento y muerte.

La caza: disparando por diversión

La caza o como se denomina eufemísticamente, "actividad cinegética", es considerada hoy día un deporte. Debido a ella, mueren miles de animales al año. Existen varias modalidades de caza, la caza menor, que queda caracterizada por el tamaño de los animales que se capturan y de la que suelen ser víctimas animales de pequeño tamaño tales como la perdiz, la tórtola, el conejo, ciertas aves acuáticas, especies migratorias, etc. La caza menor es probablemente la más popular y la más ampliamente extendida. La caza mayor, se caracteriza por el mayor tamaño de los animales, sus víctimas suelen ser jabalís, corzos, ciervos, venados, gamos, muflónes, cabras montesas, etc. La caza utiliza armas para asesinar a determinados individuos, escopetas y balas de plomo que matan, hieren y mutilan a otros.

Acuarios: cárceles bajo el agua

Los acuarios son cárceles acuáticas donde viven encerrados cientos de animales marinos, tanto mamíferos como delfines y orcas, como peces tropicales, de río y otros animales. Algunos de estos individuos nadarían decenas de kilómetros en un solo día en libertad. Poseen sentidos que les guían a través de los océanos, mares y ríos, que se ven mermados en los tanques en los que se les condena a vivir sus vidas. A través de los cristales de los acuarios no podemos apreciar la realidad de las vidas de estos animales, no vemos el aburrimiento, la monotonía, las privaciones y el sufrimiento que padecen quienes están detrás. Esta realidad puede cambiar si no asistimos a esta clase de recintos y animamos a otros a respetar a los animales del mismo modo.

Otras formas de entretenerse a costa de los animales

Existen además otros espectáculos que utilizan animales como parte del entretenimiento, los rodeos, las carreras de caballos y de galgos, etc. En todos ellos se repite el mismo patrón: animales criados, comprados, vendidos, y utilizados para servir de entretenimiento a los humanos.

¿Qué puedo hacer?

Hay multitud de formas de entretenernos sin causar daño a otros. Podemos acudir a circos sin animales, al cine, al teatro, a conciertos, a exposiciones, pasear, leer.. las posibilidades son casi infinitas. Pero sobre todo podemos marcar una diferencia con nuestras vidas, si informamos a los demás sobre por qué estos sitios no deberían existir. La libertad deberíamos poder disfrutarla todos los animales, humanos o no.

Estamos actualizando esta sección. Disculpe las molestias.