Se encuentra usted aquí

Caza

La caza o actividad cinegetica es considerada un deporte. Víctimas de este sangriento deporte mueren miles de animales cada año. Existen varias modalidades de caza, la caza menor, que queda caracterizada por el tamaño de los animales a capturar. Suelen ser víctimas de este tipo de caza animales de pequeño tamaño tales como la perdiz, la tórtola, el conejo, ciertas aves acuáticas, especies migratorias, etc. La caza mayor, que se caracteriza por el mayor tamaño de los animales víctimas modalidad de la cacería. Se ejercita en el estado español sobre una serie de individuos de diferentes especies tales como el jabalí, el corzo, el ciervo o venado, el gamo, el muflón, la cabra montés y el arrui. Además existe la llamada caza acuática, y mueren por esta modalidad todas las aves acuáticas zancudas y palmípedas susceptibles de ser objeto de caza.

En la caza se suele hablar del "buen cazador", el que respeta la naturaleza, quien cuida a sus perros y los conoce, y jamás mata a animales enfermos, débiles o en peligro de extinción, y el "mal cazador", que mata indiscriminadamente, ahorca a los perros una vez éstos no le son útiles y "descuida la naturaleza". En ambos casos la actividad es la misma, disparar a un animal por diversión y como veremos e independientemente del argumento que se sostenga ambos casos son igual de injustificables.

 

Respuesta a los argumentos para defender la caza

"La caza respeta la naturaleza"

Afirmar que la caza respeta la naturaleza suele significar que la muerte de los animales que tienen la mala suerte de ser víctimas de los cazadores no tenia ningún valor -según ellos-, que sus vidas y sufrimiento no eran importantes ya que no pertenecían a especies en vias de extinción. Según este argumento, los animales solo tendrian valor por la función que cumplen, algo que niega olvida que los animales somos seres que sentimos y disfrutamos de nuestras vidas, y que por lo tanto tenemos valor por nosotros mismos, independientemente de lo útiles que les resultemos a otros.

"La caza es entretenida"

Ciertamente una actividad como la caza puede considerarse entretenida por quienes la practican, pero este hecho no justifica de ninguna forma que se siga llevando a cabo. Al igual que en el caso de los circos, los zoos, los rodeos, etc. nuestra diversión no justifica el sufrimiento y las muertes ajenas.

"Los animales se cazan unos a otros"

El que los demás animales muestren determinados comportamientos no nos justifica a hacer lo mismo.Por ejemplo, hay animales no humanos que se comen a otros individuos de su propia especie y esto evidentemente no justifica el canibalismo. Quienes podemos reflexionar sobre las consecuencias de nuestros actos somos responsables de los mismos y debemos tener en cuenta los intereses de los demás individuos de manera justa y equitativa. Por ello, la caza debe ser abolida.

"Morirían de todas formas"

El que alguien muera por causas "naturales" algún día, no es justificación para matarle... todos moriremos algún día, pero eso no significa que nadie pueda matarnos hoy.


 

Otras víctimas de la caza:

 

El plumbismo

El plumbismo es el fenómeno de envenenamiento que se produce al ingerir las aves los perdigones de plomo que proceden de los cartuchos utilizados por los cazadores. Las aves los ingieren confundiéndolos con las piedrecitas que les ayudan a digerir el alimento. Estos perdigones quedan retenidos en la molleja del ave, que es el lugar donde se produce la molturación o trituración de la comida. El plomo se desgasta o se disuelve en los jugos gástricos absorbiéndose una cierta cantidad por el organismo... a los pocos días aparecen los primeros síntomas, problemas digestivos y neuronales, que provocan diarreas y pérdida de equilibrio. Muchas de estas aves mueren en poco tiempo escondidas entre la vegetación.

 

Los perros de caza

Quizás lo más denunciado de la utilización de perros para caza sea el ahorcamiento de algunos de ellos (galgos) una vez éstos dejan de cumplir la función para la cual fueron criados. Pero los perros criados y utilizados para la caza sufren durante toda su vida debido a la cría, al adiestramiento y al tipo de vida al que se les somete, tal y como demuestra claramente este texto que aparece en una web sobre adiestramiento de perros para caza.

«Es necesario que tengamos presente desde el primer momento que tenemos un perro, no una persona, de modo que no humanicemos al animal, está destinado a un trabajo duro como el que más, y los mimos excesivos pueden desbaratar nuestro trabajo.»

 

La cría

Para la cría de perros de caza -y al igual que para la cría de la mayoría de los animales no humanos- hay un círculo interminable de sufrimiento y muerte. En la mayoría de los casos las perras más aptas para la cría son inseminadas artificialmente varias veces durante su vida con el objetivo de que den a luz perros óptimos para dicha actividad. A esta interminable rueda de inseminación hay que añadirle el sufrimiento -tanto de ellas como de sus crias- al ser separadas, la muerte de las crias menos aptas para ser puestas a la venta y el asesinato de las madres una vez su ciclo de reproducción desaparece. De nuevo vemos en un texto sobre adiestramiento de perros cómo este sufrimiento no pasa desapercibido pero es ignorado para criar "buenos perros de caza":

«Otro de los problemas que se nos plantea con la llegada del cachorro a casa son los LAMENTOS NOCTURNOS. Desde aquí os digo que en la primera noche van a ser inevitables, pero en vuestra mano está que no se prolonguen más allá de esa noche en cuestión. El primer consejo que os doy es NUNCA hacerle caso cuando se lamente por la noche, si nos ablandamos y lo metemos en nuestra habitación, nos tocará hacer siempre lo mismo. El cachorro se lamenta porque está acostumbrado a pasar la noche en compañía de sus hermanos y madre, se siente desprotegido, sólo y además tendrá frío, más por el miedo que por la temperatura.»

 

El adiestramiento

El adiestramiento para la caza es una actividad que causa gran sufrimiento y ansiedad a los perros. Independientemnete de cómo ésta se lleve a cabo, el perro es obligado desde que es muy pequeño a acudir a la llamada del dueño: el cobro -para enseñarle a traer a la presa asesinada durante la cacería-. Para ello, en ocasiones se somete al perro a dolor físico con el objetivo de que aprenda: "En el cobro forzado, con el perro atraillado y en posición de sentado, se le pisa una pata trasera (castigo) para que en el momento de queja del perro en el que abre la boca, se le introduce el rodillo de madera al mismo tiempo que le decimos "cobra", para acto seguido dejar de pisar, y entonces acariciar (premio). Después se pasa a dejar el rodillo en el suelo, se repite el mismo sistema, después se coloca el rodillo a unos metros y así en progresión hasta conseguir el cobro lanzando el rodillo." Como vemos claramente, la caza tiene muchas víctimas. Existen múltiples formas de disfrutar de la naturaleza sin dañar a otros, como por ejemplo sacar fotografias, practicar el senderismo o montar en bicicleta. No hagas de tu disfrute el sufrimiento para otros u otras.

Estamos actualizando esta sección. Disculpe las molestias.