Se encuentra usted aquí

Brutal matanza de 6.000 corderos en Melilla

Melilla
España

La "Fiesta del cordero"

Cuatro activistas del Equipo de Investigaciones de Igualdad Animal han documentado en la mañana de ayer la matanza ritual de corderos celebrada en Melilla con motivo de la denominada Fiesta del Sacrificio ('Aid al-Adha') o Fiesta Grande ('Aid-al Kebir'), una fiesta que hoy termina. La considerada como la Pascua Musulmana es una de las principales festividades del Islam y cuenta con el beneplácito de las autoridades locales de Ceuta y Melilla que, desde el pasado año 2010, la conmemoran oficialmente.

Alrededor de las nueve y media de la mañana miles de fieles se congregaron en la explanada junto al Tercio de Melilla para rezar juntos. Tras finalizar sus plegarias media hora después, uno de los fieles inmovilizó y degolló a un cordero que había permanecido todo ese tiempo atado a un árbol cercano. Su muerte marcaba el inicio de una serie de matanzas que han tenido lugar en las calles de la ciudad y patios interiores de las casas y que han terminado en apenas una hora con la vida de aproximadamente 6.000 corderos en Melilla, otros tantos en Ceuta y casi siete millones en Marruecos. Algunos musulmanes han optado en cambio por trasladar a los corderos al Matadero Municipal donde han sido matados bajo el rito Halal.

La sangre de los corderos ha llegado a teñir de rojo algunas de las calles de Melilla donde los animales eran inmovilizados y, tras ser orientados hacia la Meca, degollados con un cuchillo que les seccionaba la garganta. A pesar de que algunos fieles han afirmado que de este modo supuestamente los animales no sufren, los investigadores de Igualdad Animal han grabado en vídeo cómo esos mismos animales a los que se referían agonizaban durante más de cinco minutos —algunos de ellos llegando incluso a levantarse a pesar de haber recibido repetidos y profundos cortes en el cuello—. En algunas ocasiones los corderos han sido decapitados antes de llegar a perder la consciencia lo que, indudablemente, ocasiona un terrible sufrimiento adicional a estos animales.

Estas escenas se han sucedido mientras los restantes animales contemplaban atemorizados la muerte de otros y sin poder hacer otra cosa que orinarse o tratar, desesperada e inútilmente, de escapar.

Galería Fotográfica:

Procedentes de explotaciones ganaderas de Murcia, Ciudad Real, Huelva, Extremadura, Málaga o Sevilla, miles de corderos han viajado desde la Península hasta las Ciudades Autónomas para encontrar un trágico final; mientras que otros muchos se han quedado en el camino: según relatan diversos medios de comunicación, cientos de corderos han muerto durante el transporte producido en los días previos a esta festividad [1].

El cabeza de familia, que generalmente es también el encargado de matar a los animales, es un ejemplo estos días para los más pequeños. Los niños del barrio —de entre 4 y 12 años— presentes durante toda la matanza, mostraban una preocupante falta de sensibilidad y de empatía hacia los animales; algunos de ellos escupiendo a éstos, jugando con sus cabezas decapitadas y aprendiendo a ser violentos hacia los animales.

Los corderos, al igual que otros animales y los humanos, son capaces de sentir, de sufrir y de disfrutar y tienen intereses propios. Pueden sentir miedo cuando se acerca su muerte —tal y como reconocen sus propios verdugos— y son ya conocidas en la zona las historias de corderos que huyeron del lugar tratando de preservar su vida.

Este rito religioso no es más que otra muestra del sufrimiento que se les ocasiona a los animales en nombre de la tradición.

Desde Igualdad Animal rechazamos y denunciamos la muerte de los corderos durante la celebración de este rito y esperamos que estas imágenes nos ayuden a ponernos en el lugar de los animales. Es necesario un debate social en el que empecemos a cuestionar no sólo este tipo de tradiciones, sino todo uso y matanza de animales. Por ejemplo, se calcula que mueren aproximadamente 20 millones de corderos en nuestro país para consumo humano al año.

Amparada la explotación animal en las costumbres, la tradición o la religión, diariamente millones de animales son explotados y matados por los seres humanos. Una explotación que se basa en un prejuicio de especie, llamado especismo, que es análogo a otras discriminaciones arbitrarias como el racismo o el sexismo. El deseo de vivir no entiende de especie, y debemos avanzar hacia un mundo donde horrores como el ocurrido hoy en Melilla, pasen a formar parte del pasado.

En Igualdad Animal pensamos que el respeto debe extenderse más allá de nuestra especie y que debemos llevar ese respeto a nuestra vida diaria adoptando una alimentación vegana sin productos de origen animal.

Vídeo de la matanza:

 

CONTACTO DE MEDIOS

Javier Moreno
Portavoz de Igualdad Animal

Teléfono:   674 216 012       
Teléfono:   663 510 624

Igualdad Animal | Educar, Investigar & Liberar
Sitio web: www.igualdadanimal.org

Fuente: 

[1] El pasado 25 de octubre más de ciento ochenta corderos murieron asfixiados durante su transporte desde Algeciras a Ceuta. Fuente: El Pueblo de Ceuta.