Se encuentra usted aquí

No lo sabías pero las gallinas son en realidad como unos gatos o perros emplumados muy inteligentes.

Internacional

No venimos a repetir lo que sobre ellas dice la creencia popular. Hoy te decimos cómo son las gallinas en realidad: animales dotados de una inteligencia y sensibilidad sorprendentes similares a la de mamíferos y primates.

Prepárate para cambiar para siempre tu opinión sobre estos increíbles animales:

 

1. ¡Saben contar!

Estudios realizados en gallinas recién nacidas han demostrado que son capaces de hacer operaciones matemáticas básicas como contar y tienen una idea de la ordinalidad, es decir, la capacidad de colocar cantidades en una serie. Dichas habilidades se muestran normalmente en los humanos solamente a partir de los cuatro años de edad.

 

¿Quieres recibir las mejores noticias de actualidad sobre los animales y las mejores opciones de alimentación? ¡Suscríbete ahora a nuestro e-boletín!

 

2. Pueden desarrollar razonamientos lógicos

 

 

Un estudio de la profesora Christine Nicol de la Universidad de Bristol explica que están familiarizadas con la inferencia transitiva, es decir la idea en lógica que, si A es mayor que B y B es mayor que C, entonces A es mayor que C.

En la práctica esto podría aplicarse a la pelea. Si una primera gallina venció a la segunda, que ya había batido a una tercera, la tercera suponía que la primera también la vencería. Este tipo de razonamiento tiene lugar en humanos sólo desde los 7 años aproximadamente.

 

 

 

 

3. Recuerdan experiencias personales

Las gallinas son uno de los pocos animales que poseen rasgos de memoria episódica (aquella relacionada con sucesos autobiográficos). Según un estudio de la neurocientífica y experta en comportamiento animal Lori Marino, con apenas cinco días de nacidos los pollitos pueden recordar la trayectoria de una pelota oculta detrás de una pantalla, incluso luego de una espera forzada de tres minutos. Y al igual que las gallinas o gallos adultos, son capaces de recordar los componentes "dónde" y "qué" de la información sobre su comida.

 

4. Pueden anticiparse a eventos futuros

 

 

 

 

¡Al igual que primates, delfines y otras aves! Esto lo comprobó un estudio donde debían picotear una pantalla táctil para recibir un premio que solo se liberaba cada 6 minutos. La frecuencia de los picoteos aumentaba a medida que se acercaba la marca de los 6 minutos, lo cual demostró que las gallinas no solo tienen una percepción del futuro sino que son capaces de estimar intervalos temporales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5. Son capaces de controlar sus propios impulsos y reacciones

El autocontrol, una habilidad que los humanos solo comenzamos a mostrar a partir de los 4 años, está presente en las gallinas desde muy temprano. En un experimento en el cual les dieron a escoger entre esperar 2 segundos por acceso a comida por espacio de 3 segundos o esperar 6 segundos por 22 segundos de comida, ellas prefirieron esperar los 6 segundos. Con esto queda demostrada su capacidad de discriminación racional entre distintos resultados futuros y del empleo del autocontrol para optimizar esos resultados.

 

6. Forman complejas organizaciones sociales

 

 

En libertad pueden establecer complejas jerarquías sociales. Cada una de ellas conoce su rango en la pirámide social y esto les permite vivir en armonía. Al momento de realizar una tarea siguen las instrucciones del miembro dominante del grupo.

 

 

 

 

 

7.  Son plenamente autoconscientes

Ya acabamos de conocer que las gallinas son capaces de practicar el autocontrol para recibir una mejor recompensa por su alimento. Esto, junto a su capacidad de autoevaluar su posición en el orden jerárquico, son dos características que son indicativas de la autoconciencia.

 

8. Muestran tendencias maquiavélicas en sus interacciones sociales

Sí, muy lejos de lo que pudieras pensar, las gallinas son capaces de manipular a otros miembros de su especie para alcanzar un objetivo determinado. Cuando son colocadas juntas por primera vez establecen un orden de jerarquía y las gallinas dominantes picotean a los subordinados, quienes se someten intentando escapar o agachándose. También son capaces de aprender comportamientos y trucos que les permitan superarse luego de conocer el éxito o fracaso de otros miembros de su comunidad.

 

Fuentes:

Lori Marino. Thinking chickens: a review of cognition, emotion, and behavior in the domestic chicken. Animal Cognition, 2017; DOI:10.1007/s10071-016-1064-4

http://www.telegraph.co.uk/news/science/science-news/10129124/Chickens-cleverer-than-toddlers.html