Se encuentra usted aquí

El rey de España se fractura la cadera durante una cacería de elefantes

España
El monarca español visita con frecuencia otros países para matar animales de especies exóticas. Leopardos, elefantes, osos, lobos, bisontes... multitud de animales han perecido a manos del rey Juan Carlos desde que comenzara su afición por la caza hace más de 50 años.

El rey Juan Carlos ha sido operado esta madrugada de una fractura de cadera, según ha informado la Casa del Rey a través de un comunicado. El Monarca se encontraba cazando elefantes en Botswana cuando, estando en el campamento de la expedición de los cazadores, se cayó. Fue trasladado urgentemente a Madrid, donde se le ha colocado una prótesis.

Se da la circunstancia de que el nieto mayor del Rey, Felipe Juan Froilán, se encuentra también ingresado en otra clínica a consecuencia de un accidente sufrido esta semana con una escopeta. Al parecer el menor "realizaba prácticas de tiro" junto a su padre en una finca familiar en Soria.

 


¿Quieres estar al corriente de todas nuestras actividades? Suscríbete a nuestro boletín


 

Es conocido el interés del monarca español por la caza:

Siendo aún príncipe, se estrenó con el rifle de caza mayor en África alrededor de 1962, cuando tenía 24 años. El portugués Víctor Cabral, uno de los mejores white hunters (cazadores blancos) de la llamada edad de oro de la caza en África, recuerda aquella época en la que Juan Carlos de Borbón perseguía leones, leopardos y elefantes en las colonias portuguesas. "Entre 1965 y 1975, cazar en Mozambique era relativamente caro, pero no para los españoles", rememora.

A finales de la década de 1960, el entonces príncipe Juan Carlos, fue invitado a una cacería en Angola, a pesar de que la región estaba inmersa en una guerra independentista. Fue allí donde tomó la famosa fotografía en la que posa junto al cadáver de un leopardo y su escopeta.

En octubre de 2004 el rey participó en una cacería en Rumanía en la que cayeron bajo los tiros un lobo y nueve osos pardos, entre ellos una osa gestante, según informó el periódico Romania Libera.
El Palacio de la Zarzuela no negó las acusaciones, a pesar del revuelo armado en la prensa rumana y española.

Ese mismo año, según el diario británico The Guardian, el rey consiguió permiso, previo pago de unos 7.000 euros, para matar un bisonte europeo en el bosque polaco de Bialowieza, a pesar de que ser pertenecer a una especie protegida.

La empresa Rann Safaris, en cuya página de Facebook aparecen varias fotografías del rey Juan Carlos de cacería junto a varios animales muertos, también ha publicado un vídeo en Internet donde muestran cómo realizan sus capturas.

ACTUALIZACIÓN: A lo largo del día, tanto la página de Facebook como la web de Rann Safaris, han sido desactivadas.

Rey Juan Carlos junto a elefante abatido

Fotografías del monarca y los animales abatidos durante sus safaris en África.

 

Cazador y presidente de honor de WWF Adena.

El cargo que ocupa el Rey como presidente honorífico de la organización ecologista WWF Adena ha provocado una repulsa unánime en las redes sociales. Ante la contradicción que para el grueso de la sociedad supone cazar elefantes y presidir honorificamente una asociación que dice defender a los animales, los internautas piden que WWF España retire el título al monarca.

La condena de los hechos es tal que en estos momentos ya existe una petición pública que suma firmas para que deje de ser presidente de honor de dicha organización.

Vídeo ejemplo sobre cómo muere un elefante a manos de los cazadores

 


Desde Igualdad Animal queremos recordar que WWF es una organización ecologista, que no defiende los Derechos Animales y para la cual los intereses de éstos no son importantes en sí mismos. WWF, junto a Greenpeace, SEO/Birdlife y Ecologistas en Acción, entre otras organizaciones, aplaudió la aprobación el pasado 11 de noviembre del  Real Decreto por el que se regula el listado y catálogo español de especies consideradas “invasoras”. Este catálogo fija qué especies han de ser erradicadas, básicamente mediante la matanza, en el Estado español para "preservar el equilibrio ecológico".

Ésta es una muestra más de que el movimiento ecologista, que niega un valor intrínseco a los animales y solamente los ve como piezas de un ecosistema, tiene planteamientos y fines diametralmente diferentes al movimiento para la defensa de los animales.

Más información, aquí.

Fuente: 

El País | Público | Público (actualización) | WWF

Fotos inferiores: www.rannsafaris.com