Se encuentra usted aquí

Igualdad Animal destapa la crueldad en las granjas de foie gras de España

Cataluña
España
Estremecedoras imágenes y reveladoras declaraciones de los dueños de las once granjas existentes actualmente en Cataluña nos permiten conocer la terrible realidad tras la producción de foie gras. Igualdad Animal ha denunciado a todas las granjas investigadas iniciando así la campaña por la prohibición del foie gras.

La organización de derechos animales Igualdad Animal presenta una nueva investigación en la que pone al descubierto a la industria del foie gras en Cataluña. Este trabajo se enmarca dentro de una investigación más amplia, a nivel estatal, que la organización ha llevado a cabo durante un año y que irá mostrando durante los próximos meses.

El Equipo de Investigaciones de Igualdad Animal ha realizado un pormenorizado estudio de la situación del sector, detectando que hasta la fecha los datos de producción de foie gras en registros o estadísticas oficiales estaban totalmente desactualizados.

Los investigadores visitaron cinco granjas en la primera etapa de la investigación, entre las cuales se encuentra la de mayor producción de toda la comunidad autónoma y que provee directamente a la empresa del presidente de Interpalm, la asociación de productores españoles de foie gras.

 

► Advertencia: Este vídeo contiene imágenes de extrema violencia hacia los animales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Visita: www.GranjasDeFoieGras.org


 

Hallazgos de la investigación

Los activistas del Equipo de Investigaciones de Igualdad Animal han sido testigos de estremecedoras escenas de sufrimiento físico y psicológico en todas las granjas visitadas. Documentaron, mediante más de 350 fotografías inéditas y decenas de horas de vídeo y audio, la dramática realidad que padecen los patos sometidos a alimentación forzada para la producción de foie gras en Cataluña:

  • Patos que llegaban conscientes al momento de degüello, aleteando y pataleando sin cesar mientras se desangraban.
  • Animales encerrados en diminutas jaulas individuales, donde ni siquiera podían darse la vuelta.
  • Patos con claros indicios de estrés y depresión.
  • Animales con evidentes problemas respiratorios.
  • Patos debilitados a los que se dejaba morir sin atención veterinaria.
  • Animales muertos dentro de las jaulas individuales.
  • A un operario pisando el cuello de un pato con la trampilla de una caja.
  • A operarios tratando bruscamente a los patos durante su transporte.
  • A un operario estresando a propósito a un pato como forma de diversión.
  • Patos que se movían con dificultad debido al volumen de su hígado.

 

Firma la petición para pedir el fin de la industria del foie gras

 

Firmando aceptas nuestra Política de privacidad de datos.