Se encuentra usted aquí

4 crueles prácticas de la industria porcina con los cerditos recién nacidos

Internacional
Si has visto algún vídeo de cerditos sabrás que estos animales son tan adorables como inteligentes. Les encanta jugar, ser acariciados y mimados. Sin embargo, en las granjas modernas, nada más nacer, empieza su sufrimiento.

Los cerdos son animales sumamente inteligentes y sensibles. Estudios científicos han demostrado que su inteligencia es equivalente a... ¡la de un niño de tres años! Los cerditos bebé son muy activos y juguetones. Al igual que nuestros amigos los perros, atienden al llamarles por su nombre y demandan caricias y atenciones.

Los cerditos son verdaderas estrellas en internet. Miles y miles de vídeos invaden la red con las travesuras de estos adorables animales. Sin embargo, los cerdos destinados a la alimentación sufren maltrato animal desde el momento de su nacimiento. Estas son las cuatro crueles prácticas estándar a las que todos los cerditos son sometidos a los pocos días de nacer:

1. Para empezar, todos los cerditos que al nacer pesen menos que la norma estipulada son eliminados cruelmente. Muchas veces son directamente estampados contra el suelo. Esta inhumana práctica se lleva a cabo porque estos cerditos tienden a padecer más enfermedades y su ritmo de crecimiento sería más lento, haciéndoles inservibles a ojos de la industria de la carne.

2. Corte de dientes: al primer o segundo día de nacer, los granjeros cortan los dientes a los cerditos con un alicate y sin anestesia. Lo hacen para evitar que los cerditos los usen para competir al mamar. Para ellos es traumático y muy doloroso.

3. Castración: entre el tercer y el séptimo día los granjeros cortan los testículos a los cerditos, muchas veces sin anestesia. Esta crueldad es practicada para que los cerdos no segreguen ciertas hormonas que hacen que su carne tenga un sabor que no se adecúa a las preferencias de los consumidores.

4. Corte de cola: A la semana de vida los granjeros cortan la cola a los cerditos, muchas veces sin anestesia. Esta terrible práctica se lleva a cabo porque las condiciones de vida de los cerdos son tan extremas que desarrollan comportamientos anormales como el canibalismo. Así, muchas veces tienden a amputarse las colas entre ellos, llevados por el estrés y la falta de espacio.