Se encuentra usted aquí

Honduras se une a los países que prohíben animales en circos y peleas de perros

Honduras
La ley También incluye un artículo prohibiendo las peleas de perros. Una terrible práctica que suele ir vinculada a crueles criaderos y a robos de perros para su uso como “entrenamiento” de los animales que luego serán forzados a pelear.

Honduras se une a países como Canadá, Suecia, Grecia, Perú, Paraguay y Costa Rica (entre otros) prohibiendo el uso o bien de todos los animales o de animales “silvestres” en los circos. El Congreso Nacional hondureño ha aprobado una Ley de Protección y Bienestar de los Animales que regula su uso en distintos tipos de industrias y espectáculos.

Además la ley incluye un artículo prohibiendo las peleas de perros. Una terrible práctica que suele ir vinculada a crueles criaderos y a robos de perros para su uso como “entrenamiento” de los animales que luego serán forzados a pelear.

Esta ley supone un avance significativo para los animales en el país centroamericano. En ella se establecen sanciones de 3 a 6 años de cárcel, según los casos. También multas de 10 a 25 salarios mínimos hondureños por maltrato y abandono de animales.

Queda mucho por hacer, pero esta ley regula distintas prácticas como el transporte de animales, la experimentación, la ganadería industrial y otras que hasta el momento no estaban reglamentadas. La no reglamentación de estas prácticas supone una carta blanca para estas industrias, que ya no tendrán nunca más.

En las distintas fases de la aprobación de la ley participaron organizaciones como la Sociedad Animalista de Honduras, exponiendo ante los legisladores los puntos de vista de los grupos de protección animal.

Esperamos que otros países se unan a Honduras prohibiendo el uso de animales en circos y todas tipo de espectáculos y crueles festejos donde los animales sean maltratados. Resulta vital que la protección de los animales entre en las agendas políticas de todos los gobiernos. De esta manera se visibiliza la situación de los animales ante la sociedad, y se normaliza y legitima la labor de las organizaciones que trabajan para proteger a nuestros compañeros de planeta.