Se encuentra usted aquí

No vas a creer que estas prácticas de la industria cárnica sean legales

Internacional

Un operario de una granja industrial de cerdos agarra bruscamente a un pequeño cerdito de una camada. Su madre, enjaulada, observa impotente. El operario abre la boca del cerdito y con unos alicates le corta los dientes. El cerdito chilla por el intenso dolor. El operario hace lo mismo una y otra vez con todos los cerditos recién nacidos.

¿Brutal?; sin duda. ¿Inhumano?; desde luego. Ahora bien, ¿legal?; completamente.

La industria cárnica mantiene una política de opacidad sobre prácticas comunes como esta. Es consciente de que la sociedad no acepta el maltrato animal y, por lo tanto, lo único que muestra en su publicidad son animales felices sobre soleados pastos de hierba.

Nada más lejos de la realidad. Sigue leyendo y descubrirás por qué se nos está ocultando la manera en que se produce la carne que acaba en las bandejas de los supermercados.

Cerdos, vacas, pollos… Todos los animales de granja son víctimas de prácticas abusivas por parte de la ganadería industrial.

Corte de dientes sin anestesia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Corte de rabo sin anestesia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Castración sin anestesia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Jaulas en las que las madres no pueden ni darse la vuelta

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Separación de las terneras de su madre solo horas después de nacer

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Terneras mantenidas en pequeños habitáculos hasta ser enviadas al matadero

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pollos que tras la manipulación de sus cuerpos crecen tan rápido que no pueden ni sostenerse en pie

 

 

 

 

 

 

 

 

Las muertes en las granjas abundan: no hay atención veterinaria individualizada para los pollos

 

 

 

 

 

 

 

Transporte inhumano sin alimento ni agua con destino al matadero

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Degollados cabeza abajo en el matadero

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imagen: © francescoscipioni