Se encuentra usted aquí

Los animales están atrapados en la maquinaria de las industrias alimentarias

Internacional

Si alguien le hiciera a nuestros perros y gatos lo que la ganadería industrial hace a  cerdos, corderos o pollos y demás animales de granja ahora mismo estaríamos en las calles colapsando las ciudades con gigantescas manifestaciones.

Exigiríamos que los responsables fuesen juzgados y que sobre ellos recayeran las penas más altas contempladas por la ley.

Y tendríamos razón.

Esas mismas calles, sin embargo, permanecen vacías cuando las víctimas son otros animales; tan inteligentes, tan sensibles y tan especiales como nuestros queridos compañeros de cuatro patas.

Los animales destinados a alimentación viven atrapados en una maquinaria cuidadosamente diseñada para producir cada vez más carne. A la maquinaria no le importa que las personas en occidente consuman tanta carne que exista un problema de salud pública.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A la maquinaria no le importa que los organismos dedicados a promocionar la salud estén recomendando que se reduzca el consumo de carne y se aumente el de vegetales.

Y, por supuesto, a la maquinaria lo que menos le importa de todo son las vidas de los animales atrapados en sus granjas y mataderos. Ellos solo son la materia prima con la que obtener beneficios.

La producción de carne, huevos o lácteos permanece oculta al consumidor, que sigue pensando ingenuamente que los animales pueden tener vidas dignas a la vez que producen alimentos para miles de millones de personas en el mundo.

Mientras tanto, hay preguntas que deberíamos contestar: ¿es esto la «cadena alimentaria»? Y, de serlo, ¿está la ganadería industrial en consonancia con nuestros valores humanos?

Si quieres estar al tanto de cómo ayudar a los animales, suscríbete ahora a nuestro e-boletín y recibirás de forma gratuita las mejores noticias de actualidad sobre los animales y las mejores opciones de alimentación.