Se encuentra usted aquí

Igualdad Animal estrena el corto «Vidas invisibles»

Internacional

Ari Nessel dedica su vida a ayudar a quienes ayudan. Es el fundador de una organización que concede subvenciones a proyectos sociales alrededor del mundo.

Derechos humanos, pobreza, infancia, medioambiente… Desde 2013 el proyecto de Nessel (The Pollination Project) ha ayudado a decenas de proyectos y a miles de personas alrededor del mundo.

 

«Lejos de caer en el reproche o el sentimentalismo, la pieza nos embarca en un honesto viaje de diez minutos a través de los entresijos de la industria alimentaria.»

 

Cuando oyes hablar a Nessel, sabes que lo que dice le sale directamente del corazón. Esta sensibilidad se aprecia como en ningún otro lugar en el nuevo corto de Igualdad Animal, «Vidas invisibles».

 

Ari Nessel acompañó a uno de nuestros equipos de investigación a granjas industriales y mataderos de pollos, gallinas, vacas y cerdos. El resultado es un conmovedor documental que, a través de sus comentarios y reflexiones, cautiva al espectador.

Lejos de caer en el reproche o el sentimentalismo, la pieza nos embarca en un honesto viaje de diez minutos a través de los entresijos de la industria alimentaria. Pocas veces hemos podido presenciar las reacciones de una persona destinada a generar cambios sociales enfrentada por primera vez a las prácticas de la ganadería industrial.

 

Noticia relacionada: En el infierno de la ganadería industrial: "At the Fork"

 

 

Suscríbete ahora a nuestro e-boletín y recibirás de forma gratuita las mejores noticias de actualidad sobre los animales y las mejores opciones de alimentación.

 

El documental ha sido presentado en exclusiva en El País Tentaciones, llegando a miles de personas a través de uno de los periódicos referentes en nuestro país.

El corto comienza. Ari camina dirigiéndose hacia la entrada de una granja industrial. El plano cambia, vemos un pollito de apenas un día de vida en las manos del filántropo, que lo acaricia suavemente. El plano vuelve a cambiar, vemos a miles de pollitos que pían desesperados llamando a sus madres.

Bienvenidos a la nuestra industria alimentaria. Bienvenidos a la ganadería industrial.