Se encuentra usted aquí

Gallinas en la industria del huevo: 5 motivos para ser el protector de las víctimas del peor de los maltratos

Internacional

La imagen idílica de la gallina que pone sus huevos voluntariamente para que se los quiten, en una granja limpia, luminosa y en la cual, además, camina libremente, es un mito.

La razón por la cual la industria del huevo ha difundido desde siempre esta publicidad engañosa es porque lo que ocurre a las gallinas dentro de sus oscuros galpones es absolutamente escalofriante.

La cría de gallinas en jaulas es uno de los sistemas de producción que genera más sufrimiento a los animales en la ganadería industrial.

 

Noticia relacionada: Huevos de gallinas enjauladas, cuando toda tu vida es una jaula de alambre

 

Es por todo lo anterior que la organización Igualdad Animal te da la oportunidad de que desde tu portátil realices pequeñas acciones sencillas para ayudarlas.

Puedes enviar correos y usar la redes para difundir información sobre el terrible maltrato al que son sometidas. También puedes formar parte del equipo de Igualdad Animal para hacer frente a la empresas que producen huevos a costa de su sufrimiento.

Ingresa a Protectores animales México o Defensores animales España   

A continuación te presentamos 5 razones que podrían convencerte de cuán necesaria es tu ayuda:

1. Jamás, durante toda su vida, podrán extender sus alas

El espacio destinado para cada gallina dentro de una jaula de batería es de apenas 20 centímetros. Durante dos años, y en estas terribles condiciones, deberán compartir la jaula con 3 o 7 gallinas.  

 

 

 

 

 

 

 

 

2. Son forzadas a pasar hambre y sed por días

Con el fin de acelerar el proceso de un segundo ciclo de postura de huevo a las gallinas se le practica la «muda forzada» o «pelecha», la cual consiste en privarlas de agua y comida por 3 días. Muchas mueren en agonía durante y después de esta cruel práctica.

 

Suscríbete gratuitamente a nuestro e-boletín y recibe las mejores noticias de actualidad sobre los animales y opciones de alimentación.

 

3. La cantidad de huevos que son obligadas a producir tiene un alto costo para su vida y salud

Cada huevo implica para cada gallina 26 horas de insoportable sufrimiento en las condiciones descritas anteriormente. Además, en condiciones naturales una gallina pondría 15 a 30 huevos al año, mientras que las gallinas criadas para la industria ponen más de 300 [1]. Esto las descalcifica y provoca que sus huesos se quiebren fácilmente.

Muchas gallinas rescatadas de la cruel industria del huevo mueren al tiempo por tumores debido a que la selección genética a la cual han sido sometidas afecta su salud en muchos niveles.

 

 

 

 

 

 

 

 

4. Para la industria es más rentable que mueran sufriendo

Debido al alto nivel de estrés que deben soportar pierden su plumaje hasta quedar con la carne al rojo vivo, siendo esto último debido a las abrasiones causadas por las altas concentraciones de amoníaco de sus heces y orines. Sus patas se deforman y sufren grandes heridas y grietas debido a que siempre están pisando el suelo de alambre de las jaulas.

La falta de higiene característica de las granjas y las condiciones extremas les provocan muchas enfermedades. Ninguna de ellas recibe ningún tipo de atención veterinaria. Algunas son abandonas a nivel del suelo de las jaulas para que agonicen y mueran sin poder tener acceso al agua y alimentos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5. El 60% de la producción mundial de huevos proviene de la cría de gallinas en jaulas en batería

En México, más del 90% de las gallinas usadas en la producción de huevos viven en jaulas de batería. En España solo el 0,3% de los huevos consumidos provienen de gallinas que viven en condiciones de libertad.

[1]  https://core.ac.uk/download/pdf/18531515.pdf