Se encuentra usted aquí

El cazador que dejó de comer y matar animales

Internacional

Chris Mills pasó más de 20 años trabajando en granjas lecheras en Ontario, Canadá, hasta que un día pudo entender que los animales que enviaba al matadero deseaban vivir tanto como él y, desde ese día, no hubo vuelta atrás.

Chris también era cazador y se dedicaba a la construcción de carreteras. Y fue precisamente en una de ellas que tuvo lugar el evento que cambiaría su vida para siempre.

«Hubo un terrible accidente cerca de nuestro sitio de trabajo. Hacían -34 grados de temperatura y el tráfico estaba detenido. Miré hacia un lado de la carretera y había un camión que llevaba cerdos a Quebec. Ese fue el día en que hice la conexión. Miré a esos pobres animales a los ojos y supe que los enviaban a morir. ¡Ahora era -36 y estaban helados! Su piel era roja y se podía ver hielo en algunas de sus caras. Mi corazón se hundió. Me sentí tan mal por ellos y me dije a mí mismo: ¡Basta! ¡Nunca causaré daño a ningún animal! Y nunca miré hacia atrás».

Lo que Chris vió lo impactó tanto que jamás pensó que dejar la carne y otros productos de origen animal pudiera ser algo difícil para él. Le encanta cocinar para inspirar a otras personas y para mostrarles que la comida vegana es absolutamente deliciosa.  

 ¿Quieres recibir las mejores noticias de actualidad sobre los animales y opciones de alimentación? ¡Suscríbete gratuitamente a nuestro e-boletín!

La esposa y la hija de Chris también siguen una alimentación vegana, y todos juntos convirtieron su modesta propiedad en un pequeño refugio de animales de granja, dedicándose especialmente a rescatar conejos de la industria cárnica.  

Con historias como las de Chris, no es difícil creer que un mundo más solidario para los animales no solo es posible, sino que cada vez estamos más cerca de poder conseguirlo.