Se encuentra usted aquí

Lana

Jerséis, bufandas, guantes, abrigos... la lana se utiliza también en la fabricación de mantas, alfombras... son incontables las prendas que se encuentran en nuestras casas . Este producto suele ser percibida como un producto "amable", ya que se cree que las ovejas son esquiladas porque tienen mucha lana y les alivia librarse de dicho pelo. Se tiene la equivocada idea de que las ovejas no sufren ni mueren para obtener de ellas este material. Sigue leyendo para conocer la verdad que se encuentra detrás de la lana.

La verdad detrás de la lana

Alrededor del 40% de la producción mundial de lana se obtiene de ovejas merinas y un 43%, de variedades cruzadas. El 17% restante procede en su mayoría de variedades especiales de oveja y otros animales tales como el camello, la alpaca, las cabras de Angora, Cachemira y Mohair, la llama, la vicuña, el yak y el guanaco.

Las ovejas son víctimas siempre de las prendas que compramos hechas con su lana, estas son percibidas como recursos de las que obtener un beneficio, y por ello nunca es el interés de las ovejas el que es tenido en cuenta cuando se las esquila, ni el interés de los humanos en disponer de lana.

Las ovejas de la raza merino, por ejemplo, han sido seleccionadas genéticamente por los humanos para conseguir individuos con mayores arrugas en la piel y que por ello dan mayor cantidad de lana de la normal. Estas arrugas les provocan mayor sudoración, y mayor riesgo de contraer enfermedades y infecciones, tales como el "fly-strike", una infección causada por un gusano que "vive" en las arrugas de la piel de las ovejas. La aparición de este gusano da lugar a una practica llamada "mulesing" muy común en Australia -el país que más lana produce del mundo -, una operación que se realiza normalmente sin ningún tipo de Anestesia, en la zona del ano que deja una herida sangrante foco nuevas e inevitable infecciones.

El esquilado

Cuando se esquila a las ovejas, se las inmoviliza atándolas y se las maneja como si fuesen muñecos para facilitar el corte de pelo que se realiza con unas tijeras que en muchas ocasiones les causa heridas, la máxima de quienes las esquilan suele ser, "mejor que quede piel en la lana, que lana en la piel", es un ejemplo de como lo que prima es obtener el máximo beneficio. Antes del esquilado las ovejas pasan mucho calor pues la capa de lana que tienen no es aquella que hubiesen desarrollado normalmente, por lo que miles mueren de calor cada verano.

Otras víctimas: los corderos

A las pocas semanas de nacer, a sus hijas e hijos se les perfora las orejas para ponerles identificadores y se les corta el rabo. Posteriormente una parte de ellos serán enviados a los mataderos para ser posteriormente servidos como carne de cordero, la otra -las hembras -formaran parte del interminable ciclo de sufrimiento que causa la producción de lana.

El final del camino…

Cuando tras una vida de ser utilizadas por su pelo, las ovejas que ya no producen tanta lana son vendidas para ser matadas al matadero, su carne servirá probablemente para alimentar los animales "domésticos" de los humanos, ya que no se considera su carne "apta" para consumo humano.

Alternativas
Hay multitud de prendas realizadas a base de fibras vegetales y/o sintéticas como el algodón, el algodón flanel, el polyéster, el nylon, el gore-tex, el Tencel, el Polartec Wind Pro, el lino, el cáñamo, la poliamida, el acrílico..

La lana tiene poco de "amable", como cualquier producto de origen animal, su consumo es causante de un enorme sufrimiento.

Estamos actualizando esta sección. Disculpe las molestias.