Se encuentra usted aquí

Pieles

Cada año 20 millones de animales son capturados con trampas y 40 millones son criados en granjas de todo el mundo para utilizar sus pieles como abrigos, bolsos, estolas etc. No debemos olvidar tampoco que en países como China se matan cada año a 2 millones de gatos y perros cuyas pieles son exportadas a Europa y Estados Unidos. Los animales viven cofinados en condiciones lamentables para morir de forma atroz, ahorcados o apaleados. Esta piel se vende en objetos como muñecos, llaveros, guantes, juguetes para niños y para animales.

Encerrados

El 85 % de las pieles con pelo provienen de animales encerrados en jaulas durante todas sus vidas, la conocida como cria en cautividad que para los individuos que la padecen es una condena que solo acabará el día de su asesinato. A los visones se les mantiene normalmente en jaulas de 40x40x50 cm, la capacidad de movimiento para estos animales es practicamente inexistene, apenas pueden darse la vuelta lo que les ocasiona estrés, angustia y lesiones provocadas por si mismos u otros visones. Los visones tienen una vida media de 6 años aproximadamente en cambio la industria peletera les asesina por medio de monoxido de carbono o rompiéndoles el cuello cuando tienen aproximadamente 6 meses de vida. Para las hembras visón la situación es mucho peor si cabe, permanecen entre cuatro y cinco años en jaulas, siendo inseminadas año tras año para que tengan descendencia y poder encerrar también a sus hijas e hijos durante el medio año necesario aproximadamente hasta que son asesinados por sus pieles. A los zorros que en libertad habitan y recorren territorios de caza de 20 a 50 Km2, se les encierran en jaulas de malla metálica de 0,6 m2. Los zorros en estas condiciones se vuelven locos, negándose a comer, automutilándose y dando vueltas sobre si mismos sin cesar. Otro caso terrible es el de las chinchillas, que debido al confinamiento tampoco pueden apenas moverse, tienen miedo, estrés y padecen enfermedades, parásitos y otras desgracias mientras permanecen encerrados. La industria peletera se sirve de manipulaciones hormonales obtenidas por medio de una descarga eléctrica para aumentar sus beneficios. De esta forma se consigue semen del macho, que será inyectado en las trompas de la hembra.

Poniendo trampas por su piel

A pesar de que la mayoría de los animales no-humanos matados por sus pieles provienen de granjas peleteras, muchos otros provienen de capturas mediante trampas puestas en sus hábitats. Nutrias, lobos, zorros, mapache, gatos monteses, zarigüellas, castores u otros son algunas de las víctimas de estas trampas que destrozan las piernas causándoles graves sufrimientos -incluso algunos llegan a amputarse la pierna a mordiscos con tal de escapar-.

Los animales por los que se ponen esas trampas mortales no son las únicas víctimas: cada año miles de pequeños mamíferos y aves pasan por el mismo trauma. Quienes consiguen escapar de las trampas se encontrarán débiles, con pérdidas masivas de sangre, infecciones, gangrena, y víctimas fáciles de otros predadores.. como vemos, quienes no mueren en la trampa no tendrán un final muy distinto de los otros.

La muerte

Hay muchas maneras de matar a los animales no humanos a los cuales se les arranca su piel, y lo único que les importa a quienes les explotan es matarles de forma que no se estropee la misma. Se utilizan varios métodos, a los visones suele matarles o retorciéndoles el cuello manualmente o con monóxido de carbono, víctima del cual los animales mueren muy lentamente y de manera dolorosa por asfixia -la muerte puede durar hasta 30 minutos-, a los zorros suele introducírseles electrodos en la boca y en el ano para electrocutarlos, esto produce una descarga eléctrica que les mata. También los conejos son matados por millones por sus pieles que en muchas ocasiones se añaden en los puños o cuellos de jerséis o abrigos como forma de normalizar su uso y aumentar su aceptación por parte de la sociedad y de la gente joven especialmente. Solamente en Francia cerca de setenta millones de conejos son criados y matados cada año por sus pieles

El cuero es un producto que se encuentra muy extendido, siendo principalmente utilizado para la fabricación de calzado, chaquetas, guantes, tapicería (sofás, asientos de coches), etc. Rara vez nos damos cuenta de que el cuero es la piel de un animal, generalmente una vaca (aunque también puede provenir de bueyes, cerdos, caballos..), tras ser curtida y tratada para evitar su descomposición y conseguir la textura y color deseados.

Pieles con pelo y cuero

Nuestra sociedad suele mostrar cierto rechazo hacia las prendas hechas de pieles de visones, chinchillas, zorros etc. pero acepta el uso de las pieles de vacas. A pesar de que a los visones u otros animales criados en las granjas peleteras no se les críe por su carne o leche, las pieles de unos y otros no dejan de ser lo mismo bajo distinta apariencia.

Cuero = carne = leche

Este producto, considerado como uno de los más importantes económicamente de la explotación de las vacas después de la carne, conforma uno de los principales motivos para explotar a las vacas, junto con la obtención de carne y leche. El consumo de cualquiera de estos productos permite que las vacas sean discriminadas, utilizadas y finalmente matadas. Cuando la producción de leche de la vaca se reduce, ésta será enviada al matadero por el valor de su piel y de su carne, pues habrá pasado a valer más muerta que viva. No hay diferencia entre vestir cuero, comer carne o beber leche, todo ello son formas de apoyar la utilización de estas vacas y sus hijas e hijos que les supone para ellas/os un gran sufrimiento y finalmente su muerte. En la India, por ejemplo, de donde proviene la mayor parte del cuero que se consume a las vacas se las mata cortándoles la garganta, además estas demasiado débiles para caminar hacia su muerte soportan terribles golpes, empujones y dolores que les infligen para conseguir que se pongan de pie, con el objetivo de asesinarlas.

Abrigarnos sin quitarle la piel a nadie

No sólo perjudicamos a los demás animales con nuestro consumo de productos obtenidos a partir de ellos (como su piel), sino también cuando promovemos el consumo ajeno de estos mismos productos. A pesar de que existen abrigos de piel sintéticos que se parecen bastante a los hechos con pieles de otros animales y cuya fabricación no proviene de éstos, la utilización de una prenda en público que parece de origen animal a ojos de los demás promueve el consumo y producción de este tipo de abrigos en general -que en muchos casos estarán hechos con pieles de verdad- con lo que consideramos que debemos evitar confusiones y no apoyar, aunque sea involuntariamente, esta industria. Ya sea para abrigarnos o calzarnos, existen multitud de prendas realizadas con fibras vegetales (algodón, lino, cáñamo) y sintéticas (acrílico, poliamida, Gore-Tex) o materiales como el Chlorenol (también conocido como Hydrolite o Durabuck) -utilizado por algunas empresas de calzado deportivo por su porosidad y capacidad de transpiración, su adaptación al pie y la posibilidad de poder lavarlo a máquina fácilmente-.

Estamos actualizando esta sección. Disculpe las molestias.