Se encuentra usted aquí

Nuestras leyes actuales no solo fallan a los animales de granja, también a nosotros

Internacional

El camión abarrotado de cerdos llega al matadero. Los animales están al borde de la deshidratación: llevan más de 24 horas sin comer ni beber. Es el procedimiento estándar en la industria cárnica; de esta manera sus intestinos estarán vacíos cuando sean degollados y procesados. ¿Lo sabías? Claro que no. No sale en la publicidad de los productos cárnicos. ¿Sabes lo peor?: es absolutamente legal.

Es solo un ejemplo de las prácticas comunes en la cruel industria cárnica. Hay muchas más, y probablemente no conozcas ni una de ellas. ¿Por qué la ley permite que las multimillonarias empresas de explotación animal puedan hacer sufrir a los animales de forma tan atroz? ¿Por qué se permite que negocios que gastan millones en publicidad que se centra en el sabor de sus productos no nos informen por ley de cómo se produjeron?

 
 
 

Las leyes no solo fallan miserablemente a los animales en manos de las industrias cárnica, láctea y del huevo, también nos fallan a nosotros, a los consumidores. ¿Cuántos de nosotros seguiríamos comprando pollo en el supermercado si la ley obligase a quienes lo producen a mostrarnos cómo lo hacen?

 
 
 

La ley debería obligar a estas empresas a marcar sus productos de manera visible y categórica. Los consumidores somos víctimas de la permisividad de las instituciones con el todopoderoso sector ganadero. Si un consumidor no quisiera comprar un producto que está en contra de sus valores debería poder hacerlo. Es sencillo, si compramos, deberíamos saber que aquello por lo que estamos pagando fue producido así:

 

Es un hecho que la mayoría de la sociedad está en contra del maltrato animal. Y es igualmente cierto que la ganadería industrial nos está ocultando el mayor maltrato animal de la historia. Algo no funciona y necesitamos información, la necesitamos desesperadamente porque los animales de granja están en una situación desesperada.

La mejor manera de evitar el sufrimiento causado por estas industrias sin escrúpulos es sustituyendo la carne en nuestra alimentación por deliciosas alternativas que cada vez están más extendidas. Si quieres dar el primer paso y probar una manera  saludable y compasiva  de alimentarte tienes toda la información y recetas que necesitas en las maravillosas websites Gastronomía Vegana, Danza de Fogones y Delantal de Alces.

¡Ánimo!