Se encuentra usted aquí

JUST lanzará este año al mercado su «carne limpia» de pollo

Internacional

JUST, la empresa de tecnología de alimentos que conocemos por su increíble mayonesa y huevos hechos a partir de proteínas vegetales que han revolucionado el mercado, espera lanzar este mismo año su «carne limpia» de pollo «estilo KFC».

La startup asentada en San Francisco, Estados Unidos, es otra de las empresas que están cambiando el mundo al desarrollar tecnología para producir «carne limpia» o carne desarrollada a partir de células. La misma no conlleva la muerte de ningún animal y, además, no provoca el devastador impacto medioambiental de la ganadería industrial.

 

Noticia relacionada: En tres años la «carne limpia» podría llegar a los supermercados

 

El proceso para su producción consiste en la alimentación de células de tejido animal, proporcionándoles las condiciones que favorezcan su crecimiento y reproducción. La carne obtenida es similar a la que se produce a través del insostenible sistema de la industria ganadera, lo que diferencia una de otra es el modo en que son producidas. Al no implicar la cría y muerte de animales, la «carne limpia» requiere  99% menos de tierra, un 90% menos de agua y emite un 90% menos de gases de efecto invernadero.

 

 

 

 

 

 

 

Concepto para Just Chicken ©JUST

 

 

Por todas las razones anteriores, y además de ser una carne que puede ser producida «a la carta», es decir, con niveles de colesterol o grasas saturadas menores y libre de los antibióticos, bacterias y hormonas que la carne que proviene de animales suele tener, a la «carne limpia» se le considera cada vez más como la carne del futuro.

 

¿Quieres recibir las mejores noticias de actualidad sobre los animales y opciones de alimentación? Suscríbete gratuitamente a nuestro e-boletín!

 

Para Josh Tetrick, director ejecutivo en JUST, es importante que además de ser libre de crueldad y sostenible, la «carne limpia» sea asequible, ya que está convencido que bajar los precios sería clave si quieren que más consumidores se interesen por pasar de consumir la carne producida en forma convencional a comprar «carne limpia».

 

En cuanto a esto último, Tetrick reconoce que todavía las cantidades que producen se mantienen lejos del número deseado, pero espera que en los próximos dos o tres años la empresa estaría produciendo suficiente «carne limpia» como para abastecer a 500 restaurantes y tiendas que las podrían ofrecer a un precio razonable.