Se encuentra usted aquí

Tres famosos restaurantes retiran el foie gras de su menú tras nuestra investigación en granjas

Internacional

Tras haber presentado imágenes impactantes de nuestra más reciente investigación que muestran a gansos y patos aterrorizados luchando y sufriendo mientras son alimentados a la fuerza, el restaurante de la Wallace Collection se una al Skylon del Southbank Centre en el Royal Festival Hall y al de galería Tate Modern, haciendo la misma elección compasiva de retirar el foie gras de su menú de Fin de Año.

La trascendente acción tuvo lugar tras nuestra campaña #FoieGrasFreeGB de la cual el actor y activista por los animales Peter Egan, conocido por su papel en la popular serie Downton Abbey, y la actriz Evanna Lynch han tomado parte.

 

 Luego de visitar junto la veterinaria Emma Milne y nuestro equipo la granja de foie gras «La Ferme Turnac» en Francia, Egan descubrió que es absolutamente aterrador que dicha granja ofrezca visitas de sus instalaciones a familias. A los patos, aterrorizados y jadeantes, los mantienen encerrados en jaulas diminutas donde luchan desesperadamente por escapar, mientras los alimentan con total violencia bombeado grandes cantidades de alimento por sus gargantas usando un gran tubo de metal.

El Foie Gras es el hígado enfermo de patos y gansos. Para producirlo, estas aves son engordadas brutalmente utilizando el método descrito anteriormente varias veces al día con un tubo de 30 centímetros para que su hígado se hinche hasta diez veces más que el de un ave sana.

Tras semanas de ejercer esta cruel y traumática rutina, los animales enferman porque su hígado contrae una enfermedad denominada esteatosis hepática y el tubo les produce heridas en esófago y órganos internos. Por supuesto, el sufrimiento de patos y ocas es inmenso y desarrollan un terrible estrés.

Esta alimentación forzada es tan cruel que la producción de foie gras está prohibida en el Reino Unido y en muchos otros países. Sin embargo, todavía es legal importar y vender foie gras en Gran Bretaña, y son casi 200 toneladas de este producto las que se importan cada año, sobre todo de Francia y España con tiendas como Harrods, Fortnum & Mason y muchas tiendas locales que todavía lo almacenan.

Gracias a nuestro trabajo, hace algunos años logramos prohibir en India la producción e importación de foie gras, siendo el primer país en ilegalizar completamente este producto. Y en Italia, conseguimos que Coop, la mayor cadena de supermercados del país, dejara de vender foie gras. En España, gracias a otra de nuestras  investigaciones, la granja que proveía de foie gras al restaurante Mugaritz, uno de los más famosos del mundo, fue clausurada, además de que dicha investigación documentó un terrible maltrato animal en granjas que proveían a Euralis, el mayor productor de foie gras del mundo.  

Y tras estas tres nuevas victorias no podemos sino seguir mostrando el sufrimiento  que soportan los patos y gansos con este proceso de producción barbárico y cruel que ya no tiene cabida en la sociedad.